Cosas de Jorge

lunes, 19 de junio de 2017

Malevolencia


Hoy os escribo sobe la malevolencia, consiste en una palabra poco utilizada, que describe, la mala disposición de alguien hacia alguien o algo.

Su sinónimo más habitual seria lo que conocemos como rencor.

Los sentimientos de malevolencia e ira, pueden ir unidos, aunque no necesariamente tienen que ir unidos, puede darse el caso de una persona rencorosa  sin alterarse, así como el caso de otra persona que su rencor le genere una gran irritabilidad.

La malevolencia empuja a querer dañar a los demás, las palabras que salen de la boca de una persona malevolente suelen ser ásperas, difamantes, calumniadoras, hirientes, la cuales suelen ser muy dañinas para quienes les rodean.

Las personas malevolentes deberían aprender a dominar su malevolencia, así como entrenarse para lidiar con ella.

Es un secreto a voces, el cual os lo he contado en muchos de mis post, que como nos comportamos nosotros, el mundo se comporta con nosotros.

Si salimos de casa con una sonrisa, es más fácil que al cruzarnos con el vecino este nos sonría, en cambio si vamos con cara vinagre, seguramente, ni se moleste en saludarnos y piense para sí (que engreído es mi vecino, que se habrá creído…).

Para ser felices con nosotros mismos veo muy interesante seguir los consejos de la Psicología de Mettà.

Uno ama a todos los seres

             -  al no hostigar a ningun ser, así se evita el hortigamiento
             -  al ser inofensivo (hacia todo ser), asi se evita la ofensividad
c        -   al no torturar (a ningún ser), así se evita la tortura
             - al no destruir (ninguna vida),así se evita la destructividad
e        - al no exasperar (a ningun ser), así evita la exasperación
f   -al proyectar el pensamiento, “Que todos los seres sean felices y carezcan de infelicidad”
        - al proyectar el pensamiento, “Que todos los seres gocen de bienestar y carezcan de aflicción”

Se trata de ocho “recomendaciones” que parecen muy simples, pero si las analizamos y las cumplimos, solucionaríamos muchos problemas de nuestra mente y viviríamos en un mundo mejor.

Si cargamos en nuestra mochila compañeros de viaje, tales como el rencor, la ira, la envida, el mal genio, etc…

¿Quién querrá estar a nuestro lado?

¿Seremos más felices teniendo rencor hacia algo ocurrido hace tiempo?

Sinceramente, nadie quiere a un amargado gruñón a su lado, además el amargado gruñón tampoco se siente bien, por eso gruñe y esta amargado.

Pues para solucionar todos estos problemas, mentalicémonos para disfrutar la vida, ver lo positivo de las cosas, poner una sonrisa en la cara…

Ganara nuestra salud mental, se beneficiara nuestra salud física, nos valoraran más los que nos rodean y cada día nos sentiremos mejor nosotros mismos.